¿Tu primer maratón en patines amateur?

 

Un maratón en patines desde la perspectiva amateur puede parecer una distancia excesiva a cualquier neófito. Sin embargo, dada la velocidad media a la que se patina en entornos amplios y seguros, los 42 kilómetros en patines son un reto asequible para cualquier persona con la debida técnica a entrenar, y un plazo suficiente para el reto que permita los entrenamientos planificados.

Desde el punto de vista amateur alcanzar y mantener una velocidad media algo superior a los 21 kilómetros por hora es también un reto asequible en circuitos con perfiles suaves. Si a esto añadimos la posibilidad de asumir el reto con un grupo de amigos incluyendo en los entrenamientos el aprendizaje del patinaje en grupo para aprovechar los rebufos, los relevos y ganar en diversión como equipo, alcanzar el objetivo de las dos horas en el primer maratón es sencillo. Sólo es cuestión de proponérselo, constancia y preparación.

En el siguiente artículo exponemos los aspectos más relevantes a tener en cuenta para afrontar el reto durante los meses de entrenamiento y el día D.

Nuestras publicaciones son dinámicas y las actualizamos constantemente. Si queres estar al día puedes seguirnos en nuestras redes sociales.



Para consultas puedes contactar con nosotros en horarios de oficina:

  


    Planificación y objetivos 

    El objetivo de las 2 horas para tu primer maratón es mucho más asequible de lo que parece a primera vista. 

    Es habitual que muchas personas vean inviable o demasiado lejos asumir 42 kilómetros, y mucho menos por encima de los 20 km/hora. Sin embargo, en la mayoría de los casos se debe a falta de experiencia deportiva y al desconocimiento de su propia velocidad media cuando patinan, o por comparar las distancias y tiempos que llevan las rutas urbanas con sus obstáculos, paradas, etc. 

    De cara a planificar las etapas y ciclos de entrenamiento lo ideal es seleccionar el maratón en el calendario con un plazo de meses suficiente. Además, conociendo su trazado y perfil es más sencillo trabajar los tramos que pudiesen tener mayor dificultad técnica o de esfuerzo.

    El incremento de distancias e intensidad junto a la mejora de aspectos técnicos debe ser gradual y estructurado en mesociclos con objetivos parciales.

    Técnica de patinaje

    El patinaje tiene más técnica de lo que parece y para cada disciplina es específica. Aunque los maratones en patines se enmarcan en la disciplina de Velocidad, en el caso amateur podemos considerarlo un reto de fondo. La técnica de patinaje para una carrera de fondo tiene diferencias claras respecto a las de velocidad y otras disciplinas. 

    Antes de pretender ser rápido es necesario adquirir la técnica adecuada para minimizar el consumo de energía y cubrir largas distancias. Los malos hábitos o defectos técnicos son difíciles de rectificar cuando están interiorizados. 

    Dedicar sesiones de entrenamiento a cuestiones puramente técnicas tiene resultados de gran valor medibles en las de velocidad y fondo que dediquemos a la evaluación y control.

    Entrenamiento de base

    De la misma manera que la técnica de patinaje adecuada nos ayudará a optimizar los esfuerzos, el organismo debe aprender a optimizar el uso de los recursos energéticos.

    Los entrenamientos de base son habituales entre los deportistas de fondo con el inicio de cada temporada. Se trata de sesiones largas y constantes a intensidad moderada con el propósito de ayudar al organismo a utilizar el oxígeno de la manera más eficiente posible, así como lípidos como fuente de energía en lugar de glucógeno.

    En el nuestro caso, como amateurs, nos servirán también para asumir mayores distancias progresivamente y ser conscientes de que el reto de un maratón en patines no es la distancia sino la velocidad media que debemos ser capaces de alcanzar y mantener.

    La duración de este periodo de acondicionamiento general depende de los propósitos de cada uno, ka frecuencia semanal y el estado de forma de partida. Se trata de sentar las bases en conjunción con las sesiones de técnica y fuerza para afrontar mayores intensidades en la siguientes etapas de la planificación en aspectos fisiológicos, rendimiento cardiovascular, y el metabolismo. Es el momento también para prestar un poco más de atención a la alimentación, que ayudará también a mejorar las recuperaciones.

    Aprender a patinar en pelotón

    Patinar en grupo o pelotón tiene grandes ventajas al aprovecharte de los rebufos y ahorrar energía. Sin embargo, sin la técnica individual mínima adecuada y el conocimiento de ciertos códigos o comportamientos, el riesgo de molestias y hasta accidentes es elevado. 

    El aprendizaje del patinaje en grupo requiere también tiempo y dedicación durante los entrenamientos para coordinarse y trabajar en equipo. 

    El efecto y ventajas de los rebufos en el patinaje son notables y la colaboración entre patinadores dándose relevos añade el factor de diversión y convivencia a los entrenamientos, y al día D.

    Más allá de las estrategias en los pelotones de los grandes deportistas con objetivos de victoria que prueban los derrames y escapadas, en nuestro caso patinar en grupo será fuente de diversión y mejora de resultados de forma colectiva.

    De hecho, cuando se trata del primer reto personal y grupal la satisfacción es mayor cuando todos, juntos, cruzamos la línea de meta.

    Patines, protecciones y equipación

    Puesto que estamos hablando del reto amateur de tu primer maratón, en ningún caso se trata de adquirir unos patines específicos. El objetivo planteado es viable con los patines habituales de fitness, freeride o freestyle con los ajustes y el mantenimiento adecuados.

    En el caso de que te hayas decidido por unos patines específicos ten en cuenta que debes adaptarte a la bota o zapatilla, y las grandes diferencias que se perciben con los diferentes tamaños de ruedas, guía. Necesitarás tiempo para trabajar la técnica, sentirte seguro y obtener mejores rendimientos.

    En los maratones sólo es obligatorio el casco y en las competiciones de velocidad en pistas están prohibidas algunas protecciones. Te recomendamos utilizar todas las protecciones.

    En cuanto a la ropa, las ventajas de los tejidos técnicos son notables. Sin embargo, dar el salto al mono de lycra puede no merecerte la pena. La ropa técnica como los maillots de ciclismo con bolsillos detrás te permitirá disponer de lo estrictamente necesario en los entrenamientos y la carrera incluida la dosis de hidratación.

    Nutrición e hidratación

    Forma parte de los entrenamiento adquirir buenos hábitos dietéticos y nutricionales. No son necesarias dietas de tipo milagro ni cambios drásticos si ciertos hábitos que tengas son inadecuados. De hecho, los caprichos son parte de lo necesario para la recuperación y la motivación. Sin embargo, debes tener en cuenta que la alimentación que sigas te ayudará a cambiar el exceso de peso en algunas zonas por grasa a masa muscular en las que necesitarás y eliminar el que sobre. 

    Las reservas de glucógeno y todo lo necesario para consumir el día D deben ser lo mayores posibles. El cuerpo aprende y aumenta sus capacidades de reserva durante los entrenamientos. 

    La hidratación es parte de la nutrición porque no solo aporta H2O. El agua contiene elementos fundamentales para los procesos internos de generación de energía y el mantenimiento del equilibrio hidroeléctrico. Durante el periodo entrenamiento el cuerpo también aprende a mejorar la eficacia y eficiencia los procesos en los que intervienen estas sustancias.

    Las necesidades varían dependiendo de cada persona y las condiciones del día D. Pero, con el entrenamiento adecuado, una correcta alimentación los días anteriores y unas horas antes de la salida, durante el maratón la ingesta para mantener los niveles altos de nutrientes y la hidratación será puntual y planificada a modo de momento de relajación grupal.

    El día D: Estrategia de carrera

    En el caso de los deportistas federados, la estrategia de carrera suele basarse en una salida rápida que les permita unirse al pelotón adecuado según sus propósitos y una llegada también rápida luchando por las posiciones, con todos los ataques y derrames que se den durante la misma.

    En el caso amateur y sin experiencia la estrategia es personal o del equipo, y no tiene sentido que tratar de igualarse o compararse con nadie. Las salidas suelen ser un momento complicado por la aglomeración de patinadores y si hay curvas cerradas o estrechas al principio conviene tomárselo con cierta calma. Quedan muchos kilómetros y en relación al objetivo es más contraproducente llevarse un susto que nos agarrote.

    Verás a muchos amateur como tú adelantarte y desaparecer en el horizonte incluso con una técnica de patinaje "extraña" pero esa no es tu carrera. A muchos de ellos los alcanzarás y adelantarás cuando gracias a tu velocidad propia de crucero entrenada no tengas bajones en mitad de carrera. 

    Procura mantenerte en tu grupo y que tus compañeros no se queden atrás, e incluso unirte a otros patinadores de nivel similar para que sea más divertido y el tren genere mayor inercia. Elegir el grupo adecuado requiere observación por si interesa cambiar a otro o dejar que se vayan por llevar un ritmo superior al que estimas que aguantarás. Pero, es parte de la diversión y la nueva experiencia que vivirás

    Tu estrategia es hacer lo mismo que has aprendido durante los meses de entrenamiento. La motivación y la seguridad de que el circuito es seguro añadirán un punto extra de velocidad y rendimiento respecto a tus registros en los entrenamientos.

    ¡Reto conseguido!

    Los fracasos o derrotas en el deporte son siempre mil frente a una victoria. Haber llegado preparado y con la conciencia de haberte esforzado todo lo posible durante el periodo de entrenamiento ya es haber conseguido tu reto deportivo. 

    Durante la carrera, 2 horas, pueden ocurrir muchas cosas que te impidan alcanzar el objetivo personal. Sin embargo, entrenar adecuadamente minimiza los riesgos.

    Cualquiera que sea el resultado, por ser tu primer maratón ya habrás ganado con tal de pasar por línea de meta.

    La experiencia será inolvidable y lo más probable es que durante la comida y los caprichos de recuperación deportiva ya se te pase por la cabeza buscar el próximo maratón en el calendario y mejorar el resultado. Ese es el espíritu deportivo.