Los patines como Vehículo de Movilidad Personal (V.M.P.)


Que los patines son un Vehículo de Movilidad Urbana o Personal es un hecho innegable con independencia de la coherencia de las normas de circulación y seguridad vial, las clasificaciones o el sentido común y capacidades de cada patinador.

Nuestras publicaciones son dinámicas y las actualizamos constantemente. Si queres estar al día puedes seguirnos en nuestras redes sociales.


Para consultas puedes contactar con nosotros en horarios de oficina:

  

    La indefinición oficial, ¿vehículo o peatón?

    Desde un punto de vista normativo conforme a la clasificación técnica de Vehículos de Movilidad Personal de la D.G.T. los patines no son considerados vehículos de movilidad personal. Sin embargo, el Reglamento General de Circulación deja abierta la posibilidad de que cada municipio establezca normas específicas para su uso fuera de las aceras y zonas peatonales en el Artículo 121. Y en la Instrucción sobre vehículos de movilidad personal de la DGT  se consideran vehículo los patines.

    En definitiva, los patines son vehículo pero no forman parte de ninguna de las categorías o tipos de los de movilidad personal que contempla la Dirección General de Tráfico.

    En la catalogación técnica y jurídica de la 
    Instrucción 16/V-124 se refieren a los VMP por la imposibilidad de catalogarlos como vehículos de motor por sus características técnicas y homologaciones y la imposibilidad de asimilarlos a la figura del peatón por no poder hacer uso de ellos en las aceras y espacios reservados a aquel.

    Y en la misma instrucción - "Los VMP pueden definirse como vehículos capaces de asistir al ser humano en su desplazamiento personal y que por su construcción, pueden exceder las características de los ciclos y estar dotados de motor eléctrico."

    La imagen corresponde al Anexo I de las instrucción, donde se especifican las características técnicas de los VMP sin que se pueda identificar cuál no cumplen los patines para ser considerados de tipo A salvo disponer de motor eléctrico. 

    A partir de ahí en la misma instrucción la DGT delega a las autoridades locales la ordenación concreta de los vehículos de movilidad personal estableciendo algunos límites en el Reglamento.
    "Artículo 38. Circulación en autopistas, autovías y otras vías.
    ....
    4. Se prohíbe circular por travesías, vías interurbanas y autopistas y autovías que transcurren dentro de poblado con vehículos de movilidad personal. Asimismo, queda prohibida la circulación de estos vehículos en túneles urbanos."

    *Notas:

    1 - Hay carriles bici en túneles urbanos. Es una reclamación de los usuarios de VMP.

    2 - Las vías interurbanas conectan poblaciones. La desconexión entre poblaciones con vías autorizadas o adaptadas es otro de los handicaps en la movilidad sostenible. 

    Aunque en el Reglamento actual olvidaron incluir la definición prevista y prometida en otra de las tantas instrucciones como la 2019/S-149 TV-108se establece para los VMP una velocidad máxima  comprendida entre 6 y 25 km/h. Lo que viene a ser el rango de velocidad standard de cualquier patinador en entornos urbanos y similar al que se indica en las limitaciones de velocidad de estos vehículos en cada tipo de viaPor otra parte, una bici clásica tampoco alcanza por sí misma los 6km/hora si no pedaleas. 

    Si atendemos al Anexo I de la Instrucción 16/V-124 de noviembre de 2016 donde se recoge la clasificación general de los vehículos de movilidad urbana en función de determinadas características tales como velocidad y capacidad máxima, masa, o peligrosidad de la superficie frontal, entre otras, los VMP de tipo A no requieren de sistema de frenada ni timbre.

    Llama la atención que el monopatín eléctrico y el hoverboard sean considerados VMP de tipo A por sus limitaciones de seguridad y versatilidad en comparación con los patines en todos los sentidos.


    El vacío y la complejidad interterritorial

    Para empezar, ante la indefinición desde la DGT serán las normativas de las CCAA y los ayuntamientos las que determinen las posibilidades y límites de uso de los patines como Vehículo de Movilidad Urbana o Personal. Mencionamos a las Comunidades Autónomas porque, si bien el concepto se abordó para establecer ordenanzas locales en los límites de los términos municipales, la movilidad también se da entre poblaciones cuyas infraestructuras serían competencia de ellas. 

    En este sentido debemos tener en cuenta que cada ordenanza municipal es un mundo además de los distintos grados de permisividad o laxitud que se aplican según la misma, la voluntad política, el estado emocional de cada momento en los medios y redes, o hasta el estado de ánimo y carácter del agente de la autoridad con el que te topes. Incluso las definiciones de cada tipo de vía difieren en la ordenanzas de cada municipio.

    Al mismo tiempo son numerosos los municipios, incluidas capitales de provincia, que no disponen aún de ordenanzas específicas que regulen los VMP ni lo patines. Por lo que se mantiene el vacío y la indefinición del Reglamento General de Circulación.

    Por otra parte, las diferencias culturales y hábitos en cada ciudad o país son determinantes en cuanto al trato, comprensión y aceptación de los patinadores urbanos.

    ¿Qué alternativas tenemos los patinadores?

    Incluso aunque desde el punto de vista normativo en algunos entornos podamos circular por zonas distintas a las aceras peatonales, debemos ser conscientes de nuestras capacidades y limitaciones personales por nuestra seguridad, la de los demás y la fluidez del tráfico de otros usuarios de bicis o VMP. En la entrada Seguridad y educación vial en patines os damos algunas claves y consejos importantes.

    Las restricciones en las ordenanzas municipales al uso de los VMP oficiales ya limitan formalmente las posibilidades de desplazamiento. Si a ello añadimos la habitual falta de continuidad de las vías con cambios constantes de tipología en el recorrido y por tanto la posibilidad de seguir trayectos óptimos o hasta ser imposibles algunos recorridos y destinos, aún quedan muchos aspectos por mejorar.

    En el caso de los patinadores, si hacemos caso a las ordenanzas llenas de vacíos, indefiniciones e incoherencias por desconocimiento de quienes las desarrollan, y en otros casos por la falta de civismo de algunos patinadores, sería inviable desplazarnos rodando con nuestros VMP. 

    Vivimos en una época en la que casi es mayor delito criticar una norma que saltársela.

    Las normas evolucionan y se modifican según los usos y costumbres. Es uno de los principios fundamentales en la justicia y una base en filosofía del derecho. Son incontables los hechos que estuvieron prohibidos y penados a lo largo de la historia siendo ahora hasta derechos fundamentales.

    Por todo ello, la alternativa de los patinadores es trabajar para que los patines sean considerados un VMP A o B demostrando que la prohibición actual de su uso en algunas vías es un sinsentido que provoca mayores dificultades e incidencias.

    Sobre la ordenanza de movilidad sostenible en Madrid

    La  Ordenanza de Movilidad del Ayuntamiento de Madrid vigente desde 2018 supuso la aclaración de indefiniciones e inseguridades jurídicas con sus luces y sombras en un intento por regular los cada vez más presentes VMP reconocidos oficialmente. 

    Aunque ya existe un Proyecto de Nueva Ordenanza de Movilidad Sostenible con previsión de ser aprobado definitivamente en septiembre de 2021 no se prevén cambios que afecten a las definiciones y términos de uso de las vías públicas para los patinadores. 

    En el caso de los patines se mantiene el criterio genérico y formal sin poder utilizarse en calzadas, vías o carriles donde transiten vehículos a motor. La única alternativa serán las vías adaptadas exentas de vehículos a motor, y en caso de no existir las aceras peatonales.

    Pero, como en toda regulación compleja los criterios genéricos no son suficientes para determinar las normas en cada situación puntual. Por ejemplo, ¿qué ocurre en las calles de plataforma única, las zonas residenciales o calles 30 de un único sentido y un único carril donde habitualmente en las aceras casi no cabe siquiera el peatón y éste suele transitar por la calzada? La ordenanza omite la regulación específica de estos casos y otros excepcionales. 

    Al mismo tiempo, dado que los carriles bici comenzaron a construirse con un objetivo propagandístico sin trazados planificados ni con con propósitos de movilidad, las conexiones y continuidad de los mismos son un verdadero problema. El problema de la conectividad entre carriles bici o vías asimilables se avecina complicado en Madrid al haberse adoptado los ciclocarriles como solución. 

    Tipos de Vías

    Para entender la ordenanza es necesario estar familiarizado con las definiciones de los tipos de vías.

    En el apartado Tipos de vías ciclistas, como intento de clarificarlo se omiten las que no se denominan ciclistas pero pueden ser utilizadas por bicicletas, VMP y hasta patines en algunos casos. En otro intento, en el apartado Definiciones se amplían pero siguen omitiéndose entornos e infraestructuras donde la ordenanza permite el tránsito.

    Por otra parte, en el texto oficial de la ordenanza y en el que pretende ser una publicación estructurada de la misma para facilitar su comprensión a través de Líneas maestras de la Ordenanza de Movilidad vigente la identificación de conceptos vinculados es inviable. No se relacionan las vías una por una con las posibilidades para cada tipología de vehículo y se utilizan términos de vías no definidos.

    Cuadro resumen de la Ordenanza de Movilidad Sostenible en Madrid para patinadores


    Con las siguientes diapositivas hemos tratado de facilitar la interpretación de las normas.

    Pero no queremos dejar de sugeriros que, en el caso de los trayectos interurbanos donde no dispongamos de vías adaptadas, conforme a la DGT somos peatones y podemos desplazarnos por las carreteras por el arcén izquierdo o derecho dependiendo de cada circunstancia.



    bokana