¿Qué es el Inline Downhill?


Sobre el origen del Descenso en línea pueden encontrarse distintas versiones aunque por la propia naturaleza humana lo evidente es que su práctica ha sido paralela al patinaje. Es en la década de los 90 cuando se constituye la Asociación Internacional de Inline Downhill y es reconocida por la Federación Internacional de Patinaje con los primeros campeonatos de Europa hasta que pasan a ser mundiales en el 2001.

En competiciones internacionales sólo se contemplan las categoría senior (a partir de los 15 años) masculina y femenina. Los sistemas de competición pueden ser cronometrado o de carrera. En el primero lo habitual son dos rondas al mejor tiempo que irán determinando las siguientes fases clasificatorias hasta la final. En el caso del formato de carreras los descensos se hacen en grupos de entre 2 y 6 deportistas clasificando los mejores y estableciendo cruces clasificatorios con los de otros grupos. En los formatos de carrera se sancionan las actitudes que puedan suponer riesgos como los bloqueos, contactos con intención, cambios en trazadas, etc. 

Las velocidades medias en competición rondan los 60 km/hora aunque hay tramos en los que se superan los 100 km/hora. Los recorridos en zonas montañosas tienen entre el 7 y el 13 % de pendiente y se establece una distancia de entre 1.000 y 3500 metros para los circuitos. Se permite que los organizadores incorporen chicanes o rampas de salto para obligar a reducir la velocidad o aumentar los requisitos técnicos. 

Si en los tramos rectos la postura de seguridad y aerodinámica permite alcanzar máximos rápidamente, para acometer las curvas cerradas es necesario un gran control y fuerza en la técnicas de frenada o derrape.

Aunque se admite todo tipo de patines standard son habituales los de freestyle con guía de 5 ruedas sin que se permita superar los 50 cm de largo. La estabilidad y control que ofrece esta configuración compensa la disminución en la capacidad de maniobra si tenemos en cuenta que las curvas se acometen derrapando.

Se permite el uso de trajes de cuero como los de las motocicletas con protección en la espalda y las rodillas. El casco integral es obligatorio unto a las coderas, rodilleras y muñequeras o guantes con protección contra roturas oseas. También es obligatorio el uso de pantalones con protección en caderas, glúteos y coxis. 

La práctica del descenso en patines requiere un equipamiento protector adecuado. Pero lo más importante es la fuerza y la técnica de patinaje junto a la anticipación y conocer nuestras capacidades o límites para no sobrepasarlos, y saber calcular cuando no podemos aumentar la velocidad o debemos comenzar a reducirla. No se aprende tirándose por cuestas y tentando a la suerte.