Patinar con lluvia o suelo mojado


Los clichés y tópicos son habituales en todos los contextos. Son muchos los estereotipos, como idea aceptada comúnmente con carácter inmutable, contra los que es necesario trabajar. 

En el caso del patinaje el primero y que genera dificultades desde el principio está relacionado con cómo elegir la talla de tus patines. Desconocemos el argumento o razonamiento que lleva a muchas personas a creer que en el calzado deportivo hay que utilizar una talla más que la habitual.

El segundo de los estereotipos podría estar relacionado con la imagen que se tiene del patinaje y el desconocimiento del mismo. Desde el momento que es un deporte que se practica al aire libre con todos sus beneficios para el sistema inmunológico el mal tiempo no puede ser motivo para no practicarlo. hoy en día existen tejidos más que adecuados para la práctica deportiva con lluvia de forma cómoda y segura.

En cuanto a la creencia de que no se puede patinar con el suelo mojado basta con mencionar los derrapes para constatar que hay técnicas de patinaje que requieren un suelo deslizante. Ahora bien, en el caso de la iniciación al patinaje es cierto que ciertas combinaciones de suelo con lluvia o el suelo mojado dificultan el deslizamiento habitual o las técnicas más elementales. Sin embargo, esas mismas condiciones ayudan a aprender técnicas y desarrollar recursos ante circunstancias adversas e inesperadas que te puedes encontrar en días de buena climatología.

Aprender a patinar con el suelo mojado solo requiere algo más de prudencia y adaptar los ejercicios a las circunstancias para aprovechar la ocasión aprendendiendo o mejorando algunas de nuestras carencias.

Por ello, conforme a nuestras Condiciones Generales: