El ajuste de las guías (mejora tu técnica, rendimiento y evita lesiones)

Tu técnica, evolución en el aprendizaje, el rendimiento e incluso algunas lesiones están directamente relacionados con el ajuste de las guías. Por alguna razón, son las grandes olvidadas en cuanto a su ajuste, y sólo pensamos en ellas cuando queremos disfrutar y probar otro tamaño de ruedas o configuración de rockering.

Si tenemos en cuenta que no somos simétricos, y que nuestra pisada no es igual con ambos pies, parece lógico pensar que no tiene sentido mantener las guías con la misma posición iguales en los dos patines.

Las guías de los patines disponen de varios punto de anclaje con la posibilidad de ser adelantadas o atrasadas. Sin entrar en las posibilidades que ello ofrece, estos puntos de anclaje son ranuras que permiten deslizar lateralmente las guías cambiando su posición y ángulo hacia el exterior o el interior.

La posibilidad de abrir o cerrar las guías proviene de la idea de poder configurar los patines para tener una arrancada más potente o una zancada más larga respectivamente. Sin embargo, la posibilidad de ajustar las guías nos servir también para corregir nuestras deformidades y mejorar nuestro patinaje. 

Todos supinamos o pronamos en mayor o menor medida con cada pie, disponemos de cierta abducción o aducción, y en algunas personas las llamadas rodillas de niño les impiden mejorar su técnica.


Lo efectos de estas cuestiones ortopédicas se incrementan sobre los patines debido a la mayor altura y la necesidad de mantener el equilibrio sobre el borde de un plano vertical. Cuanto mayores sean las ruedas de nuestros patines mayor será el efecto. Por ello, incluso cuando pensamos que no tenemos problemas de pisada, sobre los patines a veces salen a la luz cuando aún nos falta experiencia y técnica.

Por supuesto, el patinaje también puede ayudar a mejorar este tipo de problemas ortopédicos dentro de la mesura y las prescripciones de especialistas médicos. 

Además de las ranuras existen otras alternativas de ajuste, como los patines con placas en las botas con variedad de posiciones de puntos de anclaje aunque suelen resultar excesivas las distancias que admiten y adecuadas solo para casos agudos. El ajuste de las guía debe realizarse poco a poco y progresivamente, sin excesos, probando .



Otra opciones de ajuste de las guías es la modificación del ángulo transversal sin modificar el punto de apoyo o anclaje con cuñas.



Con estas mismas cuñas, o con arandelas puede modificarse el ángulo longitudinal. Si bien no tiene relevancia sobre los defectos de pisada que hemos mencionado, permiten modificar posturas de inclinación, traslación de pesos y leves mejoras en la potencia en el empuje.

No debemos olvidar que también tenemos alternativas como las plantillas o rellenos para zonas concretas.

Las alternativas son numerosas y a veces es una combinación de varias las que nos proporcionan la solución definitiva dependiendo de los patines, nuestros pies (horma) y objetivos.Cualquier solución o ajuste debes acometerlos poco a poco permitiendo la evaluación y la adaptación.