Ventajas y aportaciones del Slalom


Entre las disciplinas del patinaje como deporte federado y contenido en la categoría Inline FreeStyle, -
no confundir con el Roller FreeStyle - el Slalom es una de las más asequibles y adecuadas para conocer y practicar cuando te inicias.

Además de la poca logística y espacio que requiere en comparación con otras, es perfecta para mejorar cualquier técnica de patinaje orientada a otras disciplinas. Llegar a realizar cualquiera de los trucos con la perfección de los deportistas que compiten requiere mucho esfuerzo y dedicación. Se trata de una disciplina que, además de patines y configuraciones o ajustes específicos, requiere mucha constancia y repetición al milímetro. Por lo que, como todos los deportes, aparte de las capacidades físicas el aspecto psicológico es específico. La constancia y la paciencia son fundamentales para alcanzar un buen nivel. Sin embargo, al tratarse de una disciplina que requiere el dominio de todos los puntos del patín como apoyo y empuje la práctica de ejercicios de slalom ayuda considerablemente a mejorar el patinaje de cualquier modalidad. Dependiendo del truco trabajaremos talones, puntas, interior, exterior de las ruedas, la transiciones entre ellos, etc. 

En el caso del Speed Slalom, en el que en las competiciones se miden los tiempos de los deportistas al recorrer la línea en zig-zag y con un solo pie, practicarlo con ambos y variando las distancia entre conos según las capacidades y objetivos es un ejercicio de aplicación para la base técnica de cualquier estilo de patinaje. Si en estos ejercicios limitamos la movilidad de los brazos o forzamos algunas posiciones del cuerpo podemos mejorar y desarrollar detalles concretos de otras disciplinas.

Obviando los aspectos artísticos y coreografías de las competiciones, la inmensa variedad de trucos existentes permiten trabajar aspectos individuales y combinados del patinaje como la fuerza general o sobre puntos específicos, la elasticidad, saltos en todos los sentidos desde el punto de vista técnico sin excesos en altura o longitud, coordinación de piernas, apoyos sobre una rueda y, en el caso de trucos clasificados como giros 

Todos ellos pueden ejecutarse también de espaldas. Por lo que no hay técnica que no puedas mejorar practicando Slalom además de aportarte capacidades para las transiciones y los cambios de sentido.

Incorporar en las clases y entrenamientos habituales trucos de Slalom es un complemento ideal para trabajar los detalles concretos en técnicas específicas de patinaje además de ampliar el espectro y amenizarlos con ejercicios distintos. Adaptando las distancias entre conos y su número podemos facilitar o dificultar los retos según el nivel del grupo de alumnos.

Aunque la práctica o el ensayo de los trucos puede realizarse fuera de la línea de conos, imponer los mismos ayuda indirectamente al alumno a medir distancias y mejorar la precisión en su patinaje.