¿Por qué te duele la espalda al patinar?



Al iniciarte en el patinaje o tras periodos largos de inactividad son frecuentes las molestias en la parte inferior de la espalda. Sin embargo, debemos interpretarlo como el resultado de algo positivo salvo en el caso de lesiones o de patinadores profesionales que se exigen sobresfuerzos.
 
La postura base del patinaje con el tren superior adelantado y las necesarias correcciones o cargas de peso laterales para mantener el equilibrio requieren la coordinación del tren superior e inferior. El centro de gravedad de nuestro cuerpo se encuentra en el "core", cinturón abdominal o lumbopélvico, que es desde donde se inician los movimientos de desplazamiento y se coordina la estabilización. 

Los movimientos del patinaje implican desplazamientos del centro de gravedad de nuestro cuerpo exigiendo al cinturón abdominal trabajar más de lo que estamos acostumbrados debido al sedentarismo o la práctica de deportes que inciden menos en esta parte de nuestro cuerpo. Los desplazamientos del tren superior, el balanceo del mismo y la necesidad de mantener el equilibrio sobre una pierna para desplazarnos convierten al patinaje en un deporte muy adecuado para el fortalecimiento de nuestro cinturón abdominal.

Las posibles molestias lumbares suelen deberse a un bajo estado de forma con debilidad de los grupos musculares y, en el caso de quienes os iniciáis en el patinaje, también interviene la falta de coordinación y entrenamiento del conjunto del sistema core. Incluso las tensiones derivadas de la falta de seguridad los primeros días y algunos movimientos inesperados pueden llevar a sentir molestias o incrementarlas.

La espalda baja te duele al patinar porque la estás haciendo trabajar

Además del trabajo del core que requiere el patinaje, las postura base incorrecta y la descoordinación de los movimientos pueden incrementar estas molestias que, remiten al poco tiempo de quitarte los patines e incluso se alivian con leves y focalizados estiramientos durante las sesiones.