Los separadores, la pieza que no sobra


Los separadores ayudan a que el movimiento de los rodamientos alrededor de los ejes sea limpio y homogéneo

En el caso de los separadores con un diámetro de 8mm. de la imagen, los más habituales, se centran en evitar la presión excesiva sobre los rodamientos, que limitaría su capacidad de giro. Es decir, hacen de tope en el interior de las ruedas con los rodamientos. Los de 6 mm. de diámetro contemplan también el rozamiento entre los ejes y los rodamientos al extender su forma tubular a lo largo de todo el eje o el ancho completo de las ruedas.
.
Sin los separadores, las ruedas (concretamente los rodamientos) rozarán excesivamente con los ejes y los tornillos presionarían excesivamente a los rodamientos impidiendo su giro fluido y uniforme.

Aunque en los patines de gama baja puedes encontrarlos de plástico, lo habitual es que sean de aluminio u otras aleaciones ligeras. Los milímetros indicados se refieren el diámetro interior y determinan el de los ejes. Los de 6 milímetros son más habituales en los patines de hockey aunque, puedes encontrarlos en algunos modelos de otros fabricantes y disciplinas. Para desmontar los rodamientos con separadores de este tipo necesitarás lo que se denomina un extractor al no ser posible hacer palanca a través del rodamiento

No está claro cuál de las dos opciones de separadores es mejor técnicamente. Cada fabricante opta por una de las dos alternativas e incluso la varía según el modelo. Las guías más habituales y standard suelen admitir los ejes de 8mm y habitualmente enroscan en las mismas en un lateral. Los ejes de 6mm suelen incluir un doble tornillo lateral en vez de enroscarse a la guía. Siguiendo la lógica de la función de un separador los tubulares de 6mm. suavizan y homogeneizan el movimiento del rodamiento alrededor del eje además de protegerlo en mayor medida. Sin embargo, implica otros inconvenientes y riesgos de resultar dañados.

Son habituales los casos en los que durante la limpieza de los rodamientos se nos olvida incluir los separadores al montar las ruedas de nuevo. Dado que son una pieza que no sobra y que forman parte fundamental de la mecánica, su limpieza y lubricación es tan importante como la de los rodamientos y los ejes.