Técnica básica en curvas



Aunque la realización correcta de giros en el patinaje se supedita a numerosos factores según su cometido y contexto hasta el cross over y sus variantes según la disciplina, desde el punto de vista más elemental y en los procesos de iniciación el primer hito a superar es básicamente el mismo que en las técnicas de deslizamiento en línea recta:

El uso y aprovechamiento del canto exterior de la rueda es la clave de la eficacia y la eficiencia en los giros en el patinaje en línea, e incluso en la capacidad de adaptación o corrección de la trayectoria y pesos ante imprevistos.

Con los mismos argumentos técnicos y físicos que en algunas fases del doble empuje en línea recta, para aprender a girar tenemos que desarrollar la habilidad y la confianza necesarias para inclinar nuestro cuerpo hacia el interior jugando con las fuerzas centrípeta y centrífuga. 

La adquisición de estas habilidades será más o menos sencilla dependiendo de nuestro desarrollo deportivo en la infancia y los ejercicios concretos que realicemos durante las sesiones de entrenamiento. 

Para llegar a disfrutar de las técnicas avanzadas de giro el primero de los objetivos debe ser siempre el de ser capaces de rodar trazando curvas sobre una pierna y dominar los cambios de apoyo entre el interior y el exterior de las ruedas. Debemos conseguir que nuestro cerebro adquiera la capacidad de  gestionar el equilibrio de todo nuestro cuerpo en un plano inclinado y en movimiento. Sin esta habilidad la sensación de inseguridad en las curvas limitará nuestras posibilidades de evolución para mejorar la velocidad de entrada, trazado y salida con técnicas superiores.