Longitud del stick de hockey




La longitud del stick es determinante en el desarrollo de tu aprendizaje y juego. En realidad determina el resto de las características o propiedades del mismo y hasta la posición de tu cuerpo en el control, pases y tiros. El flex indicado de fábrica varía con la relación entre la longitud, tu altura y tu peso. El apoyo de la pala varía con el ángulo respecto al mango pero, el ángulo del mango respecto al suelo varía según la longitud del mismo, tu posición y sujeción. Igualmente, el aprovechamiento de cada tipo de curva de pala será óptimo si lo es respecto a la relación con la longitud del stick.

Son tantos los factores técnicos en los que influye la longitud del stick, demás de las sensaciones y gustos (subjetivos), que indicar la longitud adecuada a cada caso no tiene sentido. En el caso de los niños su crecimiento constante impide que ellos mismos puedan identificar con qué longitud se sienten más cómodos.

Aunque en algunos casos particulares, cuando ya se tiene suficiente experiencia y para determinados propósitos, puede resultar de interés superar por exceso o defecto las longitudes estándar, la referencia de partida es que con los patines y el stick vertical apoyando la punta de la pala en el suelo la altura debe encontrarse entre la barbilla y la nariz.

En el caso de los más pequeños recomendamos que la altura del stick corresponda con la nariz, por cuestiones presupuestarias y para evitar posiciones que puedan afectar a su diversión e incluso posibles molestias de espalda.

Buscar el stick de longitud perfecta de fábrica no tiene sentido y lo habitual es adquirir uno con longitud superior para proceder a cortarlo. En este sentido te recomendamos tener en cuenta las referencias técnicas sobre la variación del flex de cada modelo según su longitud.

Definir la longitud personalizada del stick que más te guste requiere experiencia, incluso dependiendo de tu estado de forma y anímico tus preferencias pueden variar. Un stick largo incrementa la necesidad de fuerza en brazos y muñecas de forma no lineal y, con un stick corto la pérdida en la transmisión de fuerza en pases y tiros es perceptible desde el primer momento.

La tendencia habitual es que quienes juegan en modo defensivo utilizan palos más largos y los delanteros los más cortos. Sin embargo, estas posiciones en pista son más específicas del hockey hielo por disponer de más jugadores. Además, el estilo de juego personal y de cada equipo, las circulaciones, y la gran variedad de situaciones que se dan en un partido minimizan la lógica de esta correspondencia. 

Si tenemos en cuenta que sacar provecho del stick como principal herramienta de juego proviene de la técnica de patinaje que tengas, nuestra recomendación es que te bases en tus propias sensaciones y las recomendaciones de tu entrenador al observar tu capacidad de desarrollo en el juego. 

Por otra parte, probar los sticks de tus compañeros de equipo.para percibir las diferencias y definir tus preferencias definitivas es la mejor alternativa hasta encontrar tu modelo preferido.