Cómo elegir la talla de tus patines




Unos patines correctamente ajustados a tus pies son la clave de tu aprendizaje, la mejora de la técnica, la limitación del riesgo de lesiones e incluso la duración de los mismos.

Aunque cada disciplina tiene sus particularidades y cada patinador sus preferencias, los criterios básicos son los mismos: el pie debe quedar perfectamente ajustado, sin holguras ni posibilidad de moverse longitudinal o lateralmente.

No debes confundir la presión de los primeros días con dolor en lugares puntuales: la primera es fundamental e incluso necesaria para el uso no posibilite holguras excesivas.

Los posibles dolores puntuales debes identificarlos y analizar las causas. En ocasiones se pueden deber a que la horma y el diseño no se adaptan a tus pies. Dependiendo del modelo y la disciplina que vayas a practicar la caña es distinta y requiere ajustes concretos. 

Salvo para el caso de los patines fabricados a medida o moldeados, ten en cuenta que tus pies no son iguales.

Existen soluciones para problemas concretos o cuando requieres un ajuste fino como plantillas, footies, tobilleras, rellenos, etc. E incluso en los patines de gama media y superior el ajuste de las guías te ayudará a equilibrar los patines con el conjunto de tu cuerpo dependiendo de tu pisada y estructura. Para estas cuestiones te recomendamos consultar en tu escuela para analizar tus particularidades.

Las fricciones debido al movimiento del pie en el interior del patín no solo pueden provocarte ampollas o lesiones mayores, son el resultado de un ajuste incorrecto.

Unos patines de talla superior a la tuya u horma incorrecta son el mayor error que puedes cometer para disfrutar del patinaje.