Saltar con patines es más fácil de lo que parece

Como en muchos deportes, la cuestión psicológica es más importante que la técnica. No vas a aplicar las técnicas correctamente si no estás preparado mentalmente.

En el caso del patinaje, preparar el salto es la base de todo.

Si dudas, lo más probable es que tengas un accidente. Espera a mentalizarte mejor.

Lo que debes asumir es que, saltar hacia delante con los patines es imposible. Sí, si colocas tus pies rectos e intentas saltar como en zapatillas hacia delante, el movimiento de las ruedas te lo impide.

La altura o la distancia del salto dependen de la velocidad que consigas antes del salto, que definirá la parábola del mismo. La potencia de tus piernas y lo que hagas con ellas en el vuelo ayudarán pero son un factor secundario si te estás iniciando.

Visualizar todos los pasos que debes seguir antes de arrancar es fundamental para evitar accidentes. No sirve de nada intentarlo muchas veces sin pensar ni elaborarlo en cada ocasión. Es necesario que tu cerebro automatice los pasos para seguir las pautas sin dudar.

Con una arrancada potente, y para la que existen también técnicas sobre ruedas, al llegar al obstáculo, sólo tienes que impulsarte hacia arriba, despegar. Es el sentido de la rodada el que te desplazará durante el vuelo.

La recepción no concluye al tocar el suelo. Estás aterrizando con unos wheely shoes y seguirás rodando. Son más habituales las caídas cuando ya has tocado el suelo que por desajustes en el vuelo, salvo cuando se deben al pánico.

Debes acomodar los patines (ambos) al sentido de la rodada y preparar el tren superior, que es muy pesado, para facilitarla.

Es habitual cometer el error de hacer lo contrario inconscientemente con la intención de frenar dando lugar a caídas peligrosas y descontroladas.

Amortiguar la recepción es fundamental para reducir impactos y cómo lo hagas también evitará desequilibrios.

El vuelo comienza con el impulso hacia arriba, no hacia delante. Lo que hagas durante el vuelo determinará la recepción. Ten en cuenta que los brazos no son alas que vayan a estabilizarte por moverlos, y que el tren superior marca la diferencia.

Además de la velocidad, la potencia de tus piernas y trucos como encogerte, el spagat o el grapado te permitirán superar mayores alturas.

Controlando el tren superior y la cadera podrás realizar giros en el aire con mayores grados según el tiempo del vuelo. En este sentido, recuerda que son acrobacias y requieren un control del cuerpo avanzado.

Las rampas con distintas pendientes y curvaturas son elementos auxiliares que dan mucho juego y diversión cuando ya se tiene experiencia.

Recuerda siempre que, la potencia sin control.....

Aumentar la altura o la distancia debes hacerlo de forma progresiva. No intentes cosas nuevas sin tener seguridad y confianza en las anteriores. Si no te sientes seguro, déjalo para más tarde o da un paso atrás en el nivel de dificultad. Utiliza el casco, y las protecciones son muy recomendables

Para aprender y mejorar en todo, un monitor o entrenador con experiencia es tu mejor apoyo. El te observará, te corregirá y asesorará en cualquier aspecto y sus interrelaciones. Tú no ves lo que haces y eres la parte más subjetiva.

Lo más fácil es empezar sin obstáculos para evitar el temor a tocarlos y que te desequilibren. Tu entrenador te irá indicando cuando estás preparado para afrontarlos.

Los saltos con los patines, aunque sean alturas bajas o medias son muy útiles para el patinaje urbano, el hockey y la velocidad.  En cualquier momento puede aparecer un imprevisto que requiera un poco de freestyle.



Una publicación compartida de RND Patinaje (@rnd_patinaje) el