Rotación de las ruedas

No existe un sistema único para rotar las ruedas y ninguno alarga su duración.

Además de sus propias características, en el desgaste influyen los propios patines y tu técnica de patinaje.

Igualmente, el sistema de rotación que apliques establecerá una configuración flat o rockering más o menos cómoda para ti y práctica para distintos propósitos.

Cuándo cambiar o rotar las ruedas


Renovar las ruedas al completo o las más desgastadas tendrás que hacerlo cuando ya no te ofrezcan lo que buscas o te gusta con ellas. Ahora bien, tendrás que encontrar tu propio equilibrio con la cuestión económica.

Con la rotación de las ruedas, aunque su tamaño vaya disminuyendo, puedes mantener prestaciones parecidas algo más de tiempo observando siempre que el desgaste de las ruedas no es simétrico ni homogéneo:

  • Se desgastan más las de un patín por tu técnica de patinaje y frenado. 
  • En configuraciones flat la primera y la última de cada patín son las que más se consumen
  • El lateral interior siempre se desgastará más
La sección de las ruedas no es simétrica de fábrica ni idéntica para todas las disciplinas del patinaje. Es importante que seas consciente de ello porque, con independencia sistema de rotación que apliques, nunca vas a obtener la situación del estreno.

Qué sistema de rotación aplicar


Teniendo en cuenta el proceso de desgaste, cambiarlas de patín sin girarlas te asegura que el lateral con sección mayor (menos desgaste) quedará en el interior.

Las posibles configuraciones según el tamaño de las ruedas son flat o rockering. La primera se refiere a la homogeneidad de todas ruedas. Y la segunda se refiere a las distintas opciones con tamaños desiguales para facilitar determinadas técnicas.

La configuración flat o rockering también puede obtener del diseño de la guía. Sobre estos aspectos puedes consultar los artículos sobre las guías.

Sobre el sistema de rotación a aplicar, lo mejor es que tú hagas tus pruebas en base a tus propósitos, experimentes, tengas tus propias sensaciones y seas capaz de decidir por ti mismo en cada momento en base a tu experiencia personal.

La mayoría de los patines vienen de fábrica con una configuración flat y rotar las ruedas con el propósito de mantenerla suele ser lo habitual.

El criterio 1-3 / 2-4 es sencillo y fácil de seguir que traslada las que se suponen más desgatadas al interior.

La configuración de rockering Hi - Low, con distintos tamaños progresivos con la más pequeña delante mejora la postura y es de gran utilidad en iniciación más allá de otras técnicas avanzadas. Para probarla puedes seguir el criterio 2-3-4-1 en la primera rotación entendiendo que las de mayor desgaste son siempre la primera y la última. Aunque deberás tener en cuenta tu caso particular a partir de la segunda rotación para decidir si 4 se adapta mejor a 1 o 2, e ir desechando la que llegue al límite incorporando la nueva siempre en 4.

El rockering más conocido es el normalmente aplicado en freestyle-slalom con las ruedas más grandes en las posiciones 2 y 3. por facilitar lo trucos y maniobras de esta disciplina. En este caso, la forma más automatizada de mantenerlo es ir desechando las de los extremos, e incorporando als nuevas en el centro.

Ninguna combinación es la mejor. Cada una se adapta a distintos propósitos y gustos.

Te recomendamos experimentar y probar sin olvidar que tu monitor conoce tu estilo de patinaje así como tus defectos o posibles mejoras, y podrá asesorarte en las pruebas que desees realizar.