Mantenimiento y limpieza de patines

Todas las máquinas requieren de mantenimiento y limpieza para obtener su máximo rendimiento.

Fruto del uso, los factores externos y el desgaste propio las piezas  y el lubricante disminuyen su eficacia y eficiencia. La frecuencia con la que debes limpiar los rodamientos depende de muchos factores: las horas de patinaje, el clima, el tipo de terreno por el que deslizas, el rendimiento que quieras obtener, etc.


Aunque conviene mantener limpio todo el patín para evitar el deterioro de todos los materiales y el óxido de alguna partes, los rodamientos y la zona de los ejes son la parte más sensible.

Los patinadores experimentados detectan con facilidad el momento en el que algo está fallando o su rendimiento es inferior al que debería: ruidos, sensaciones en la rodada, etc. Establecer cada cuánto tiempo hay que realizar un mantenimiento o limpieza de los patines no tiene sentido. El clima y la frecuencia de uso, así como la disciplina que practiques y la calidad de los materiales son variables.

Una forma sencilla de comprobar el estado del invento es rodar las ruedas con las manos y comprobar si el movimiento es uniforme, sin ruidos y duradero, sin que haya parones bruscos o vibraciones.

Los rodamientos son una pieza más compleja de lo que parece en su interior. Están compuestos por partes que rozan entre ellas y se mueven conjuntamente. Para minimizar el desgaste, facilitar el movimiento, y protegerlas todas estas piezas deben estar limpias y lubricadas.

No obstante, la causa de que algo no esté bien no tiene por qué estar en los rodamientos. La suciedad, el mal montaje, la deformación o la rotura de una pieza del conjunto de la guía, los ejes y la rueda (rodamientos y separadores) pueden afectar.

Por ello, la limpieza y lubricación la haremos siempre de todos los elementos.

En este artículo sólo describiremos cómo limpiar cada parte de los patines in detallar las particularidades de cada una y sus aspectos específicos.

Puedes profundizar en cada aspecto en la colección de artículos del Taller.

Desmontaje y Limpieza superficial


Una vez desatornilladas las ruedas debes extraer los rodamientos y los separadores. Dependiendo del tipo de separador puedes necesitar un extractor o simplemente hacer palanca con la misma llave.

Aunque algunos artículos indican la necesidad de quitar el sello o escudo a los rodamientos para limpiar su interior, nosotros no recomendamos hacerlo. Existe un riesgo elevado de dañarlos y, no asegura una mayor limpieza. 

Salvo que ya tengas experiencia y desees probar un ajuste de guía nuevo, te recomendamos que no desmontes la guía de la bota. Es un aspecto delicado.


Quita con un cepillo de dientes o de uñas viejo toda la suciedad visible de las ruedas, separadores rodamientos, etc. incluso de las guías y los huecos de los ejes. En los espacios pequeños puedes utilizar la punta de un trapo o un bastoncillo de algodón. Si detectas alguna pieza con óxido deséchala y busca su recambio.

Aprovecha para limpiar la bota, y si es de piel o un material que requiera cuidados procede con ello.

Limpieza a fondo


Sumerge todas las piezas (rodamientos, separadores y ejes) cubriéndolos con el producto limpiador y deja que actúe. En poco tiempo el lubricante y la suciedad más profunda teñirá el líquido. Conviene girarlo con pequeñas agitaciones para que actúe en todas las zonas y huecos.

Debes secar y limpiar todas las piezas para que no queden restos del producto limpiador ni polvo o partículas. El producto se habrá introducido en lo rodamientos si no disponían de escudos estancos. Deja que se evapore. No tengas prisa. Afectaría al lubricante. 

Dependiendo de la suciedad podrás filtrar el producto y reutilizarlo en otra ocasión

Durante todo este proceso puedes aprovechar para organizar las ruedas y planificar qué rotación aplicarás.

Lubricación y montaje


Las partes sometidas a fricción incluyen los ejes con los rodamientos y los separadores. Es importante que toda queden lubricadas, sin excesos, no solo los rodamientos.

Montar en las ruedas los rodamientos y los separadores debes hacerlo con cuidado y observando que queden bien encajados. Cualquier defecto de montaje afectará al giro de la rueda. Lubrica cada rodamiento antes de montarlo siendo consciente de que el producto se distribuirá uniformemente en el interior pado un tiempo de giro o rodada. 

Su lubricación y rendimiento de los rodamientos no serán óptimos al principio. Normalmente, te llevará unos minutos patinando hasta que notes que funcionan como esperabas, cuando el lubricante se haya distribuido por el interior y todas las zonas.