Los rodamientos, mitos y leyendas

Si los rodamientos fuesen un motor, existirían los rodamientos Ferrari. 

Uno de los principales errores que se cometen al hablar sobre ellos es decir que los de mayor calidad son más rápidos.

Los rodamientos no son más rápidos o más lentos. En función de su calidad y estado de mantenimiento ofrecerán menos rozamiento y resistencia a la rodada. Es decir, a igualdad de velocidad, si dejas de empujar, los que mejor estén o sean aguantarán más metros rodando.

Y a la hora de empujar, tendrás que hacer menos esfuerzo para conseguir cierta velocidad porque ofrecerán menos resistencia.

Por supuesto, no sólo los rodamientos van a determinar tu velocidad. Además de la técnica y estilo de patinaje que tengas según tu disciplina favorita, los rodamientos son sólo una parte de un conjunto de piezas entre las que la mecánica, el roce y las torsiones influyen en gran medida. Por ejemplo, un rodamiento en perfectas condiciones no rodará bien sin el separador, o si no lo has ajustado bien en la rueda y roza con la guía, etc.

El tamaño de las ruedas, su dureza, grip y el tipo de suelo también influirán en tu velocidad.

Tipos de rodamientos (Tamaño, precisión, materiales, piezas)


El material más utilizado para fabricar los rodamientos es el acero, aunque puedes encontrar otras aleaciones e incluso algunos con piezas y sellos de plástico.

Los rodamientos denominados cerámicos llevan las bolas de cerámica y son más duraderas.

Aunque siempre hay diferencias entre fabricantes, las piezas básicas de un rodamiento son las de la figura.

Aparte de los materiales y precisión. que van a determinar su calidad y destino de uso, existen dos tamaños standard:

  • Los normales son denominados 608 y es en los que nos basaremos en este artículo. 
  • Los denominados micro-rodamientos se suelen denominar 688 y cada vez están más en desuso. Son más estrechos y ligeros pero exigen ruedas y guías distintas a las estandarizadas.

La especificación internacional standard ABEC (del 1 al 9) es la más utilizada para catalogar la calidad de los rodamientos en cuanto a precisión. Es decir, la excentricidad. En teoría, cuanto más alto es el ABEC más eficiente será el rodamiento. Sin embargo, esta escala no tiene en cuenta otros factores como las calidades de los materiales, su resistencia a las deformaciones, su ajuste con los separadores, etc.

Ya se comercializan los catalogados como ABEC 11.

La escala ILQ se creó para deportes de ruedas frente al sistema ABEC que es general para todo tipo de rodamientos. El sistema ILQ tiene en cuenta más factores para determinar la calidad más allá de la precisión como el tipo de sellado, lubricación, etc.

¿Qué rodamientos utilizar?


En cualquiera de los casos, ninguna de las escalas será determinante porque, los factores que influyen en la duración de los rodamientos son muchos y externos a su fabricación.

Más allá de su mantenimiento, si eres un roller urbano la calle y el clima pronto convertirán tu ABEC 9 en 3 ó 5 con la humedad y el polvo.

Los saltos, las escaleras, los giros y derrapes, tu propio peso, la técnica y tu estilo de patinaje... Todo ello provoca presiones, impactos y deformaciones en el conjunto del patín. Sobre todo, las guías y lo que ellas contienen: ejes, ruedas, rodamientos,...

Pensar que son mejores unos rodamientos cerámicos porque las bolas no se oxidan es olvidar que los rodamientos tienen muchas más piezas oxidables y deformables. Si eres un roller urbano o patinas en los parques, los rodamientos van a estar sometidos a esfuerzos que pocas veces tienen en cuenta en los laboratorios y las cámaras de vacío.

Debes elegir unos rodamientos cuyo precio compense respecto al uso y desgaste que vas a hacer. Si eres un roller adicto que patina incluso con el suelo mojado y lluvia, de poco te va a servir comprarte los que supuestamente son mejores porque eso no te garantiza su resistencia y protección de factores externo.

El tipo de lubricación que traigan de fábrica también será importante. Aunque, es su mantenimiento lo que alargará su vida. Mientras que el aceite ofrece menos resistencia en la rodada, aguanta menos el polvo y la humedad. Por lo que, el mantenimiento que requieren es frecuente. La grasa suele estar fabricada pensando en el exterior y aguanta la suciedad y el polvo mucho mejor.

Otra pieza relevante que determinará la duración del rodamiento será el escudo o el sello. Cuando los rodamientos van sellados, su interior estará más protegido de los factores externos que reducen su eficiencia con el tiempo. Sin embargo, ofrecerá más fricción. En el caso de los escudos, el rodamiento estará más expuesto al exterior pero ofrecerá menos resistencia o fricción.

¿En qué momento debo cambiar los rodamientos?


Antes de sustituir un rodamiento te recomendamos identificar si merece la pena. En ocasiones no ruedan como es debido por cuestiones de suciedad o errores de montaje en la rueda. Que un rodamiento no rinda conforme a las especificaciones de fábrica es normal.

En la mayoría de las ocasiones la limpieza mejora su funcionamiento sin necesidad de sustituirlo.

Cuando identifiques que alguno se frena antes de tiempo o que hace un ruido extraño desmóntalos y procede a su limpieza. Si identificas partes dañadas (sellos o escudos deformados, zonas con óxido, ...) sustitúyelo. Mientras tanto, aprovecha para utilizarlo en las ocasiones en las que no necesitas el 100% de unos nuevos.

Igual que, su máximo rendimiento lo obtendrás cuando el lubricante se haya distribuido por toda la pieza y su interior,

Existen rodamientos baratos que duran mucho más que los más caros dependiendo de tus hábitos de patinaje. Las especificaciones standard y las descripciones de marketing no suelen especificar si son para exterior o interior, si el acero es inoxidable o si en la zona de bolas lleva un plástico contenedor.

Si tenemos en cuenta que los patinadores antes compraban los rodamientos en tiendas tipo ferretería especializada o de maquinaria industrial, lo más probable es que los rodamientos que nos venden las marcas y tiendas de patinaje son simplemente los mismos en muchas ocasiones. Es muy difícil saber si la relación calidad precio es adecuada a tu patinaje.

En definitiva, es muy complicado determinar los rodamientos más adecuados o mejores. Todo va a depender de la disciplina de patinaje que practiques o sus combinaciones, si lo haces en interior o en exterior, las situaciones climáticas, etc.

Nuestra recomendación es que tengas muy en cuenta el tipo de patinaje que practicas e incluso que tengas varios juegos para utilizarlos según la ocasión. No caigas en los mitos y leyendas sobre calidades y precios porque, salvo que seas un patinador de pista interior, los rodamientos se ven afectados por muchos factores.

No deseches los rodamientos que no están al 100%. Utilízalos para entrenar. Te obligarán a mejorar en técnica y fuerza y, cuando utilices los nuevos en un evento en el que tengas que rendir de verdad, sentirás las ventajas de los que estén nuevos.