Las protecciones básicas (coderas, muñequeras y rodilleras)

La obligatoriedad de utilizar las protecciones en las clases de iniciación al patinaje no es un capricho.

Aunque la primera sensación es que sirven para protegernos de posibles quemaduras en caso de caernos y deslizar contra el suelo, su diseño está pensado para absorber los golpes también.

No se trata sólo de que tengan una parte rígida. El hueco que queda entre nuestra parte ósea y ellas previene de impactos directos.

Este hueco, aparte de una zona almohadilla, suele incluir cámaras de aire. De esta manera, en caso de impacto existe una distancia de contacto. Puedes comprobar que, cuanto mayor riesgo de impacto tiene la disciplina de patinaje que practicas (como en el hockey) mayor es esta oquedad.

Existen muchas gamas y precios de protecciones básicas. A la hora de elegir las tuyas debes tener en cuenta que, cuanto mayor sea tu peso mayor será el impacto en caso de caída. Por lo tanto, no conviene escatimar demasiado. Se trata de un complemento más útil de lo que puede parecer a priori. Y, aunque no tengas en mente caerte, a todos nos toca de vez en cuando.

Es importante que la talla sea la adecuada sin que queden sueltas y se descoloquen. Las que tienen la zona de pasadores además de la de ajuste ofrecen más garantías.

Si vas a comprar un pack completo te recomendamos probarte todas. Las tallas pueden no coincidir si la relación ehef tus brazos y piernas no se ajustan a las estimaciones del fabricante.

En cuanto a las muñequeras, la plaza rígida alargada puede librarte de hacerte daño en la muñeca si caes sobre tus manos o intentando apoyarte en ellas,

Y, no olvides nunca que...