Rotación de las ruedas, depende del propósito

En numerosas publicaciones encontrarás un sistema único para rotar las ruedas cuyo argumento es que así duran más. Como siempre, afirmaciones sin argumentos lógicos pero con un slogan para vender la idea.

La duración de las ruedas no depende directamente de cómo las rotes. Además de las horas de vuelo, su desgaste depende de muchos factores directos: su material y dureza, tu técnica, tu pisada, tu peso y fuerza, las disciplinas que practiques, las superficies, etc. Incluso si sólo practicas slalom, que puede que sea la disciplina en la que más se trabajan ambos lados, para llegar a la zona en la que entrenas sueles ir en patines. El primer factor a tener en cuenta es que siempre las vas a gastar más por el interior

Además, por mucho que intentemos utilizar ambas piernas por igual, siempre predomina una en cuanto a preferencias de habilidad, lado al que solemos girar y con el que solemos derrapar o frenar. Es decir, siempre hay un patín que utilizamos más y del que desgastamos más las ruedas.

Por lo tanto, salvo en disciplinas muy concretas,  un criterio evidente a seguir cuando rotes las ruedas es cambiarlas de patín sin girarlas, para que el lado más desgastado se quede en el exterior del otro. Así, te asegurarás de que las tienes lo más equilibradas posible. Aunque la goma que vas a gastar sea la misma, le necesidad de comprar nuevas se alargará en el tiempo.

Nota - Las ruedas suelen traer una capa de abrillantador de fábrica para que te gusten más en el escaparate y que algunos se atreven a denominar grip. Hasta que elimines esta capa las sensaciones no son reales. Haz unos derrapes y frenadas para quitarla cuanto antes. Si aún no sabes derrapar, arrástralas como si frenases en T.

¿En qué momento debemos cambiar las ruedas?


La sección de las ruedas es diferente en función del propósito y disciplina para el que estén diseñadas.


No es un asunto baladí porque afectará al apoyo y la postura de todo tu cuerpo pero.... ¿Cuántas horas de patinaje dura la sección procedente de fábrica? 

Rotar las ruedas cada cierto tiempo va a depender de cuánto quieras que te afecte el desgaste de la sección y la pereza que te dé hacerlo. Renovarlas va a ser una cuestión de economía y rendimiento. 

Las ruedas salen caras si las queremos llevar siempre al 100%. Conforme disminuye su tamaño, por desgaste de la goma, estamos afectando a la longitud de la rodada a cambio de la campacidad de maniobra pero sin cambiar la distancia entre ejes.


A veces, igual que con los rodamientos, lo que interesa es tener un juego de ruedas buenas para las oportunidades y retos personales mientras, entrenas con las desgastadas. La simetría entre ambas caras de la rueda va a depender de las rotaciones que hagas. Siempre vas a desgastarlas más por el interior. Conforme las rotas igualarás las caras pero, siempre habrá un momento en el que el desgaste alcance la llanta. rodar sobre plástico y no la goma es arriesgado aunque, lo mejor es probar las sensaciones y buscar el límite.

El límite final de una rueda lo pones tú. Y si tú no tienes límite, la llanta lo pone. El diámetro d ela llanta también va a determinar cuánto te duran las ruedas porque si es muy grande en relación a la goma, antes encuentras el final.


¿En qué orden debemos rotar las ruedas de los patines?


Existen varios criterios para rotar las ruedas con resultados diferentes. Lo mejor es que tú hagas tus pruebas en base a tus propósitos, experimentes, tengas tus propias sensaciones y seas capaz de decidir por ti mismo en cada momento en base a tu experiencia personal.

Antes de decidir el tipo de rotación debes tener en cuenta que, casi todos los patines vienen de partida con una configuración flat. Como resultado, las ruedas que más se desgastan son las de los extremos.

Rotar las ruedas con el propósito de mantener una configuración lo más próxima a flat suele ser lo habitual. En este caso existen dos variantes: 

1-3/2-4  - Se trata de un criterio sencillo basado en los mayores desgastes y que traslada las que se suponen más desgatadas al interior.

2-3-4-1 -  Esta combinación traslada siempre la trasera al principio y el resto va cambiando una posición. Si bien en una primera rotación cumple con los criterios de mayores desgastes, si aplicas este orden en la segunda  nadie te asegura que se cumplan los criterios de mayores desgastes.
Disponer de una configuración de ruedas con distintos tamaños es lo más habitual una vez que ya tienes algo de experiencia y quieres probar nuevas sensaciones.

Para ello, antes de comprar ruedas nuevas con distintos tamaños tienes la posibilidad de probar tus configuraciones personalizadas en base al desgaste.

Identificar el orden de tamaño de las ruedas puede llevarte un tiempo la primera vez pero, no dediques demasiado. Poniéndolas una encima de otra en una esquina te resultará muy fácil identificarlas y ordenarlas.

En el caso de la configuración Hi-Lo, más allá de los gustos y propósitos de rollers especializados, para personas que se inician mejorará la postura base. Si tu pierna predominante es la derecha, la segunda más pequeña irá a la primera posición del patín derecho.

Con esta configuración, si sigues siempre este criterio de rotación, la incorporación de ruedas nuevas la harás por parejas en la última posición y desechando siempre las primeras.

Si estás pensando en el slalom y quieres probar las sensaciones del rockering, puedes rotarlas de manera que las segundas más pequeñas vayan a la cuarta posición.

En definitiva, antes de comprar ruedas nuevas puedes probar numerosas combinaciones hasta que encuentres la que más te gusta o, incluso disponer de varias combinaciones para utilizar cada día en función de lo que vayas a hacer.

Flat vs rockering: modas, aciertos y desaciertos

El tamaño importa

El tamaño de las ruedas influye en tu estilo de patinaje y la mayor o menor dificultad para desarrollar determinadas técnicas. La combinación de sus tamaños y disposición también serán fundamentales en muchos casos. En otros, parece que su utilización ha sido cuestión de modas.


No obstante, modas que vuelven con pequeñas variaciones, nuevos experimentos y combinaciones siempre estarán presentes en la evolución del patinaje.

Configuración Flat


Es la combinación más básica y habitual que podemos imaginar. Consiste en disponer todas las ruedas del mismo tamaño, con una distancia de ejes idéntica para todas y a la misma altura

En este sentido, en un plano horizontal todas las ruedas tocarían el suelo y, los ejes se situarían en otro plano horizontal paralelo. Lo que no quiere decir que nuestro pie vaya a apoyar en un plno horizontal. El diseño de la bota y el uso de plantillas va a determinar también la posición de nuestro cuerpo. . 

Configuración Rockering


Aunque el término "rockering" se asocia al Slalom, esta configuración tiene numerosas variantes posibles y se utiliza en disciplinas avanzadas buscando mejorar distintas técnicas.

El rockering es cualquier combinación de ruedas de distinto tamaño o diferencias de altura de ejes. De manera que, en un plano horizontal no todas las ruedas contactan con el suelo.

Con esta definición, las combinaciones y permutaciones posibles son numerosas. Si eliminamos aquellas en las que al menos una rueda central es menor o está más alta por ser inútiles. Sólo en el patinaje agresivo o extremo se encuentran algunos patines cuyas ruedas interiores son más pequeñas que las de los extremos para determinados ejercicios.

El rockering se consigue mediante dos opciones o la combinación de ambas:

Diferentes tamaños de ruedas - Si consideramos que partes de una guía con todos los ejes a la misma altura, el tamaño máximo de las ruedas lo determinará ella y, en los extremos podrás montar ruedas más pequeñas. Esta opción tiene la ventaja de que, en el caso de necesitar una configuración flat para otras actividades de patinaje, sólo tienes que cambiar las ruedas. Sin embargo, si aplicas a estas guías una configuración flat, el espacio entre ruedas no será el que se supone óptimo y te obliga a tener ruedas de distintos tamaños.

Guías especializadas - Algunos patines de gama media y alta vienen de fábrica con guías cuya distancia y/o altura entre ejes es distinta. Cuando la distancia entre ejes es fija de fábrica tendrás la limitación del tamaño máximo de ruedas en aquellos ejes donde se aplican menores distancias. En este caso, se supone que la distancia entre las ruedas es la óptima para la especialidad que la guía haya sido fabricada. Sin embargo, en le caso de que desees cambiar a una configuración flat u otra distinta de rockering, no tendrás otra opción que cambiar la guía. Las guías son más caras que las ruedas en su primera compra y su manipulación, una vez ajustadas, es arriesgada.

¿Nunca te has planteado que un rockering ya lo consigues con el propio desgaste de las ruedas según tu tipo de patinaje y cómo las vayas rotando?

Modas, aciertos y desaciertos


Aunque en el ámbito de las configuraciones flat parece que no caben opciones, el tamaño de las ruedas determina muchos factores y posibilidades. Mientras que existen ruedas de 47mm para porteros de hockey, las pruebas con ruedas de 125mm en algunos modelos de patines relativamente nuevos empiezan a verse por las pistas. En este caso, reducen el número de ruedas a 3. O, como en los antiguos patines de velocidad y el downhill se reduce el tamaño de las ruedas incorporando una quinta.

Lo que si es necesario tener en cuenta, y muchas veces se olvida, es que el tamaño no lo determina todo. Por ejemplo, mover eficaz y eficientemente unas ruedas de 110mm no lo puede hacer todo el mundo. Los resultados en tiempo, velocidad media y resistencia en el caso de no tener suficiente técnica y fuerza pueden ser mejores con ruedas de 100mm. Incluso, con el objetivo de mejorar la técnica y tener una adaptación gradual, puede ser conveniente pasar por los 90mm y realizar ejercicios concretos para mejorar la pisada y la zancada.

El caso más habitual y conocido de rockering es el del Slalom. Cuando no se trata de guías especializadas se suele utilizar la configuración 76-80-80-76 (siempre enumeramos comenzando por la rueda trasera)

Esta opción facilita los movimientos típicos de las figuras de Slalom. Sin embargo, es habitual que los mismos rollers que que practican esta disciplina disfruten del patinaje urbano en rutas, saltos, speed slalom, etc.

En estos casos la opción que tienes es cambiar las ruedas para cada ocasión o, acostumbrarte a una de las alternativas siendo consciente de que no estás consiguiendo lo mejor que puedes dar en todas las disciplinas.

Pues sí, un fabricante de patines de hockey se ha atrevido a lanzar esta configuración. Tiene sentido si pensamos en la potencia necesaria pero, en el hockey hay más que eso y te restringe para otras opciones. Además, al ser una guía con distinta altura y distancia entre ejes, si colocas una primera rueda más homogénea el experimento está servido.

En muchas ocasiones, el éxito de algunas personas determina modas difíciles de cambiar y que todo el mundo sigue como si fuesen sentencias de cátedra.

Variaciones de milímetros en los diámetros y posiciones de las ruedas influyen en la técnica de patinaje que tengas pero, también va a influir tu flexibilidad, tu fuerza, tu equilibrio y sobre todo, tus sensaciones.

La decisión sobre tu configuración de ruedas depende de algo tan personal como tus sensaciones que, ni el mejor roller del mundo conoce, ni los fabricantes pueden anticipar.
Comparte: