Limpieza de patines (rodamientos, separadores, ejes y guías)

En el artículo Los rodamientos, mitos y leyendas dispones de información detallada sobre esta pieza fundamental de tus patines.

Los rodamientos son una pieza más compleja de lo que parece en su interior. Están compuestos por partes que rozan entre ellas y se mueven conjuntamente. Para minimizar el desgaste, facilitar el movimiento, y protegerlas todas estas piezas estar limpias y lubricadas.

Fruto del uso, el polvo, la arena, el agua y la suciedad del suelo el lubricante se pierde y sus propiedades van desapareciendo. El roce entre las piezas aumenta disminuyendo la eficiencia, y quedan expuestas a la posibilidad de oxidarse.

¿Por qué y cuándo debes limpiar los rodamientos?


La frecuencia con la que debes limpiar los rodamientos depende de muchos factores: las horas de patinaje, el clima, el tipo de terreno por el que deslizas, el rendimiento que quieras obtener, etc.

Los patinadores experimentados detectan con facilidad el momento en el que algo está fallando. Una forma sencilla de comprobar el estado del invento es rodar las ruedas con las manos y comprobar si el movimiento es uniforme, sin ruidos y duradero sin que haya parones  bruscos.

No obstante, la causa de que algo no esté bien no tiene por qué estar en los rodamientos. La suciedad, el mal montaje, la deformación o la rotura de una pieza del conjunto de la guía, los ejes y la rueda (rodamientos y separadores) pueden afectar.

Por ello, la limpieza y lubricación la haremos siempre de todos los elementos.


La limpieza lleva un tiempo y puede dar pereza pero, es fundamental para alargar la vida de las piezas, ahorrarte dinero y, mejorar tu rendimiento. Tampoco seas obsesivo  con ella.

Un criterio sobre cuándo llevarla a cabo puede ser cuando tengas que rotar las ruedas y viceversa. Es decir, aprovechar para matar dos pájaros de un tiro. Salvo que, el problema de rodada sea grave de repente.

¿Cómo proceder?


Es importante ser metódico y reservar el tiempo suficiente además de tener todo lo necesario disponible.

El kit de herramientas y repuestos de Rolly

Las herramientas y repuestos que necesitas tener disponibles para mantener tus patines no es muy importante pero, tenerlo siempre disponible y ordenado te puede librar de más de una urgencia



Seguir los pasos en orden es también fundamental. Son numerosos los casos en los que se olvida montar un separador o lubricar una pieza.

Desmontaje y Limpieza superficial


Una vez desatornilladas las ruedas, debes extraer los rodamientos y los separadores. Dependiendo del tipo de separador puedes necesitar un extractor o simplemente hacer palanca con la misma llave allen.

Aunque algunos artículos indican la necesidad de quitar el sello o escudo a los rodamientos para limpiar su interior, nosotros no recomendamos hacerlo. Existe un riesgo elevado de dañarlos y, no asegura una mayor limpieza.

Salvo que ya tengas experiencia y desees probar un ajuste de guía nuevo, te recomendamos que no desmontes la guía de la bota. Es un aspecto delicado.

Quita con un cepillo de dientes o de uñas viejo toda la suciedad visible de las ruedas, separadores rodamientos, etc. incluso de las guías y los huecos de los ejes. En los espacios pequeños puedes utilizar la punta de un trapo o un bastoncillo de algodón.

Si detectas alguna pieza con óxido deséchala y busca su recambio.


Limpieza a fondo (disolventes)

Aunque existen productos de marcas que denominan específicos para los patines, lo mejor que conocemos es la gasolina.


La gasolina, el producto más barato para limpiar tus rodamientos

Parece mentira si todos hablamos de lo cara que es la gasolina pero, en realidad es el producto más eficaz y barato que hemos encontrado en estos años para limpiar los rodamientos de los patines.




Introduce en un bote los rodamientos, los separadores y los ejes cubriéndolos con gasolina. En poco tiempo la suciedad más profunda teñirá el líquido. Mantener las piezas en el baño de disolvente durante media hora, girándolo de vez en cuando, es suficiente.

Dependiendo de la cantidad de suciedad, la gasolina probablemente quede inutilizable para una segunda vez. No obstante, para filtrarla puedes utilizar papel de cocina que sea fuerte y no muy poroso, o un trapo viejo, a modo de filtro y embudo sobre otro bote.
Deja todas las piezas sobre un trapo y sécalas a fondo. La gasolina también estará en el interior del rodamiento. Un tiempo prudencial para que se evaporé será necesario.

Durante este tiempo puedes aprovechar para clasificar las ruedas y decidir qué rotación y configuración vas a montar.

Rotación de las ruedas, depende del propósito




En algunas publicaciones encontrarás un sistema único para rotar las ruedas cuyo argumento es que así duran más. Como siempre, afirmaciones sin argumentos lógicos pero con un slogan para vender la idea.


Lubricación y montaje


Notarás que ahora los rodamientos parecen atascados, les cuesta girar o harán cierto ruido. Se debe a que la gasolina a eliminado incluso los restos del lubricante anterior.

Lubricantes para tus patines (aceites o grasas)

El Lubricante será la base del rendimiento y duración de la parte mecánica de tus patines. Existen multitud de ellos que podemos dividir entre grasas y aceites con las consiguientes ventajas e inconvenientes.


Con las ruedas organizadas por los tamaños y los lados correctos, según la configuración y rotación que hayas decidido, introduce en la rueda el primer rodamiento presionando con los dedos. No lo golpees y vigila que hayas puesto el lado interior correctamente en el caso de que el rodamiento tenga distintas protecciones en cada lado.

Debes asegurarte de que encaja perfectamente y hasta el fondo. Si no, es posible que roce con la guía al montar la rueda. 

Da la vuelta a la rueda y echa una gotita de lubricante en el interior del rodamiento. Coloca el separador y, con otra gotita en el interior segundo rodamiento, lo introduces de la misma manera. Ahora, si sujetas la rueda por los bordes del rodamiento y la haces girar con los dedos, el lubricante se distribuirá por el interior.

Los separadores, los olvidados. la pieza que no sobra

Los separadores son la pieza de los patines que siempre sobra u olvidamos. Igual que cuando desmontamos una tele de niños y, al querer que funcione de nuevo, decidimos que un tornillo sobra. Son muchos los rollers que han olvidado incluir los separadores en las ruedas.


Repite el mismo proceso con las ruedas restantes y, al montarlas en las guías asegúrate de que los ejes están bien apretados sin pasarte.

Normalmente, te llevará unos minutos patinando hasta que notes que los rodamientos están funcionando como esperabas, cuando el lubricante se haya distribuido por el interior y todas las zonas.

Comparte: